Países

Global flag icon
Global
Albania flag icon
Albania
Brazil flag icon
Brazil
Chile flag icon
Chile
France flag icon
France
Germany flag icon
Germany
India flag icon
India
Ireland flag icon
Ireland
Netherlands flag icon
Netherlands
Norway flag icon
Norway
Peru flag icon
Peru
Spain flag icon
Spain
Sweden flag icon
Sweden
Turkey flag icon
Turkey
United Kingdom flag icon
United Kingdom
United States flag icon
United States

Grandes proyectos renovables y generación distribuida, dos realidades para un mismo fin

12 Nov, 2021
Mikel Pino
Responsable de Nuevos Negocios

El sector renovable se enfrenta a una creciente amenaza en forma de rechazo social a los llamados “macroproyectos” renovables, que en palabras de algunos de sus detractores “buscan exclusivamente lucrarse de un sistema eléctrico marginalista que paga el MWh al precio del gas, incluso cuando las renovables producen energía mucho más barata”. Asimismo, defienden que la solución debería venir en forma de “proyectos distribuidos a pequeña escala, como las comunidades energéticas, de las que los ciudadanos sean participes directos”.

Pues ni uno, ni lo otro, sino todo lo contrario. Ambas aproximaciones serán necesarias para cumplir los objetivos de descarbonización de la energía, que nos ayudará a desacelerar el cambio climático y el calentamiento global, y con suerte (y sobre todo con mucha tecnología) paliar sus efectos en años venideros.

El sistema eléctrico necesita de grandes parques renovables con capacidad de generación a gran escala, que en un futuro cada vez más cercano integrarán sistemas de almacenamiento de energía, para desplazar la generación fósil del sistema; esa que marca (directa o indirectamente) valores tan altos en el precio de la luz y de la que por desgracia todavía dependemos durante la transición a un sistema descarbonizado. Estos grandes proyectos eólicos y fotovoltaicos serán capaces de generar una carga base, respaldada por los sistemas de almacenamiento, la hidroeléctrica y demás tecnologías no contaminantes que alimentarán los grandes consumos del país, la industria, las ciudades, etc. Debido a la intermitencia de estas fuentes de generación, la potencia instalada en el país deberá ser sustancialmente mayor al consumo pico para asegurar el abastecimiento en los “días menos ventosos y soleados”, mientras que los excesos de generación podrán ser empleados para cargar los diferentes sistemas de almacenamiento, así como para producir hidrógeno verde, que nos permitirá después descarbonizar los procesos térmicos, el transporte y sintetizar productos químicos de origen renovable.

Y en paralelo a este “macrosistema” energético que permitirá que todo siga funcionando como hasta ahora, pero sin comprometer el bienestar del planeta, proliferarán miles de “pequeñas” plantas distribuidas, nacidas de la iniciativa de comunidades de vecinos, pueblos o conjuntos de empresas en forma de autoconsumos o comunidades energéticas (fotovoltaicas en su gran mayoría). Estos pequeños sistemas permitirán la participación activa de los ciudadanos en el sistema eléctrico, ayudándoles a ser más independientes y participes de la economía del sector.

“Macroactivos” y “microactivos” convivirán y compartirán algunos mercados eléctricos, a la vez que tendrán sus propios mercados específicos, y ambos se respaldarán cuando el “macro” o “micro” recurso eólico o fotovoltaico (o almacenado) sufra de su característica variabilidad.

Aunque el miedo al impacto causado por los llamados “macroproyectos” sea creciente, y el enfado de los consumidores sea comprensible, se espera que los nuevos concursos de capacidad de acceso premien los proyectos con mayor compromiso con las prácticas sostenibles y con la dinamización de la economía local, haciendo participes a los vecinos involucrados en estos proyectos.

De lo que no hay duda es de que la descarbonización del sistema eléctrico pasa por el desarrollo tanto de grandes parques como de sistemas distribuidos, y en ambos casos serán los ciudadanos los que favorezcan o retrasen que esta transición ocurra en tiempo y forma.